Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X

Ser madre y trabajar fuera de casa; 5 formas de superar esta etapa de la mejor manera

(0 opiniones)

Volver al mundo laboral después de un gran receso no es fácil para nadie y mucho menos para una madre. El mundo laboral cambia demasiado rápido y queremos que pases esta etapa de la mejor manera posible.

Miércoles, Diciembre 6, 2017

Entre los años 50 y 60 las mujeres se sentían realizadas sólo con asumir tareas que tenían que ver con el cuidado de su familia y las tareas del hogar. A diferencia de esos años, hoy una mujer feliz es aquella que logra el equilibrio entre su rol de madre y su vida laboral, un estado que no es nada de fácil conseguir considerando que hay muchos factores sociales, laborales y personales que determinarán que tanto se cumpla este equilibrio.

A continuación pondremos a tu disposición 5 puntos que debes tomar en cuenta para pasar esta etapa sin mayores problemas y conseguir el equilibrio que toda madre inserta en el mundo laboral necesita:

1. Organízate.

Suena sencillo pero sabemos que no lo es tanto. Organizarse toma tiempo y para quienes no tienen el hábito podría ser incluso más estresante el intento. Sin embargo, con un poco de esfuerzo, te aseguramos que más temprano que tarde verás los resultados en la sonrisa de tus hijos y en la felicidad de los que te rodean al poder compartir su tiempo contigo y verte tranquila. Una vez que te dispongas a organizarte, parte por las cosas más sencillas, como por ejemplo; dejar en la noche todo listo para la mañana siguiente, como la ropa de los niños, el desayuno o cualquier otra tarea doméstica que puedas optimizar. Con estos pequeños cambios no sólo llegarás más relajada al trabajo sino que también podrás disfrutar del café de la mañana con calma. También la tecnología nos brinda muchas herramientas que podrían facilitarte la misión de organizar tus tareas, como: Google calendar o bien la misma agenda de tu teléfono y todos los derivados que nos brinda la tecnología.

2. Deja la culpa atrás. 

Habrá ocasiones en que sentirás que las cosas no avanzan o que tus objetivos están cada vez más lejos. Acumulas tareas en el trabajo, sientes que ves muy poco a tus hijos y tu indicador de energía siempre está en modo “batería baja”. Pero no te dejes llevar por el constante bombardeo de imágenes e ideas sobre lo que una madre perfecta debe hacer, sobre todo por lo que los demás comentan o evangelizan al respecto. En momentos como el que estás viviendo es cuando tú debes aceptar y asumir que no siempre las cosas saldrán como las planeaste y que por lo demás, no todo depende de ti. Es tiempo de soltar algunas cosas para avanzar en otras. En este proceso habrá mucha gente que te critique o te diga que lo estás haciendo bien, pero nuestro consejo es que no los tomes en cuenta y sigas adelante con tu plan, a no ser de que algo de lo que te digan te parezca útil y cierto. Sin duda habrá días en que te sentirás un poco culpable por priorizar cosas que van en contra de lo que dice tu corazón, pero no olvides el objetivo y sigue adelante. Tu integridad, felicidad y desarrollo también son pilares fundamentales para que seas una excelente madre y mujer.

3. Delega responsabilidades.

Cuando hablamos de delegar responsabilidades, no nos referimos a las tareas que debes dar a tu equipo de trabajo en la oficina, ni cómo distribuir el tiempo laboral. Hablamos de tareas reales cuyas responsabilidades se dividen entre quienes se han subido a tu barco y estén para brindarte apoyo en el proceso, esto incluye a padres, hermanas, suegras y a todo aquel que comparta contigo el proceso de crianza de tus hijos o la formación de una familia, principalmente tu pareja, asumiendo que estás con el padre de tus hijos. Lo ideal y si la situación económica es favorable, es contratar una niñera conocida o con muy buenas referencias. Si esto no es posible, lo mejor es buscar la posibilidad de encontrar una guardería o sala cuna que se ajuste a tu presupuesto y más importante aún, tenga una buena reputación y te permita conocer personalmente a las personas que se encargarán de educar y darles los cuidados necesarios a tus hijos cuando tú no estés.

4. No pierdas el contacto.

La mayor parte del tiempo en este proceso de volver al trabajo, no estarás con tus hijos, pero eso no significa que no puedas demostrarles que piensas en ellos o que ellos son la motivación para todo lo que haces. Para que esto suceda y ellos no sientan que su madre no está en mucho tiempo durante el día, llámalos de vez en cuando para preguntarles que están haciendo a través de una video llamada o “facetime”, si son muy pequeños, sólo diles cosas para que sepan que quien está al otro lado del teléfono es su mamá y está pensando en ellos. Muchas veces por razones de peso no podrás llegar a algún evento importante o tendrás que llegar tarde y no será fácil, pero la tecnología ayuda mucho en estos casos. Puedes pedirle a tu pareja o mamá o quien sea que asista con ellos que los grabe o tome fotografías para no perderte ese momento y poder recordarlo para siempre a través de un recuerdo audiovisual.  Parte importante de este proceso es que tus hijos a medida que crecen y son capaces de comprender, entiendan que tú además de ser madre eres muchas otras cosas más y quieres hacerlo bien en todas. Eso también les ayudará a ellos a prepararse para el futuro y las situaciones que se les presentarán en la vida. Finalmente tendrás hijos muy comprensivos e independientes y verás que el contacto siempre ha sido un factor clave.

5. Habla con tu jefe o jefa.

Una buena comunicación con tu jefe en este proceso podría ser clave para balancear las responsabilidades entre la casa y el trabajo. Dependiendo del nivel de confianza que tengas con él o ella, es importante lograr acuerdos que faciliten tanto el cumplimiento de los objetivos, como las atenciones y tareas que demandan tus hijos en el hogar. Asegúrate de acordar y revisar muy claramente en que consiste el fuero maternal y que beneficios te entrega para que puedas negociar y sacarle el mayor provecho mientras continuas tu carrera. Por último, ten presente que ser madre no es de ninguna manera el fin de tu carrera y muy por el contrario, podría significar una gran avance para ti e incluso podrás desarrollar habilidades que tus otros colegas quizás no tengan, como no perder el control en situaciones complejas o hacer más de 2 cosas de forma simultánea. Eso último te hará sentir muy orgullosa y te dará ánimos para seguir  siendo una madre ejemplar, finalmente, es el mejor trabajo del mundo. 

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones

Aun no encuentras
¿Qué es lo que estas buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti